lunes, 23 de marzo de 2015

Fahrenheit 2801: la temperatura a la que comienza el olvido mientras puedas pagarlo





Ray Douglas Bradbury en 1975 (Waukegan, Illinois, 22 de agosto de 1920 - Los Ángeles, California, 5 de junio de 2012



Es un lugar común decir que el venezolano no tiene memoria y que no aprecia o guarda respeto por aquellos lugares que sirvieron de punto de apoyo para la realización de cualquier labor humana que transcendiera más allá del recuerdo familiar inmediato. Y en Valencia, la de VenezuelaNuestra Señora de la Anunciación de la Nueva Valencia del Rey es aún más lugar común decir que el valenciano no tiene memoria alguna, razón por la cual el patrimonio arquitectónico,  artístico o bibliográfico desaparece año tras año. El 25 de marzo de 2015 celebraremos una vez más el cumpleaños de Valencia, la de Venezuela



Por tradición se celebra el día de fundación el correspondiente al de Nuestra señora de la Anunciación ya que aparece en el escudo de la ciudad. Son 460 años ya que la ciudad se fundó en 1555, 460 años que ahora parecen grilletes que aprisionan nuestra ciudad con problemas y con la indeferencia de los gobernantes y habitantes. Practicamente lo único que permanece de esos años fundacionales de Valencia es la planta reticular que más o menos ha sido respetada ( ¿pero por cuanto tiempo?).

Plano de la ciudad de Valencia, la de Venezuela en 1878 realizado por Ernesto Luis Branger


Una pérfida noción de progreso y el abandono del casco central de la ciudad por las rancias familias valencianas a partir del decenio de los 50 del siglo XX provocó la llegada de nuevos propietarios ajenos a la historia local. Y a ellos poco les importó el valor de esas viejas casonas que fueron convertidas en tiendas y posteriormente demolidas para erigir edificios modernos ante la impávida mirada de la municipalidad y de las familias adineradas de la ciudad. A la valencianidad no les importó que borraran la memoria física del burgo. 

Edgardo Parra

Recientemente podemos citar como amputaciones de la memoria de la ciudad la horrorosa restauración de la Plaza Bolívar hecha por el Alcalde Edgardo Parra, mejor conocido como Edgardo mataenanos, y sus secuaces (eso incluye a los miembros del Concejo municipal). Una muestra del mal gusto y la trapacería de aquellas personas que por su investidura deberían haber protegido la plaza mayor de esta urbe. Y los más doloroso fue ver cómo en una ciudad llena de "intelectuales y artistas" ninguno de ellos alzó la voz de protesta y condena ante la deplorable acción de la alcaldía.


De izquierda a derecha. Guillermo Vizcaya y Márcos Meléndez cabezas rectoras de FUNDACULTURA e INDUVAL respectivamente durante la administración de Edgardo Parra


¿En dónde estaban los timones de INDUVAL ( Instituto de Desarrollo Urbano del Centro de Valencia) y de FUNDACULTURA (Fundación para la Cultura de Valencia) cuando se cometió este crimen histórico y arquitectónico? 

Seguramente cobrando sus 30 monedas de plata mensuales.


Valencia en 1932


Deseamos que este año, y los que vienen,  Valencia sea mejor tratada por sus gobernantes y habitantes a la espera de que alguna vez podamos cruzarnos en la calle mientras caminamos con un Ciudadano. Los ciudadanos (esa entelequia que pertenece a la Ciencia ficción dura) son los únicos hombres nuevos que necesitamos en esta ciudad y país.

Hotel Carabobo en 1952


En Venezuela ante el descontento y la impotencia siempre solemos recurrir al ejemplo dado por un país extranjero. Siempre es posible escuchar expresiones como la siguiente:




La peregrina. Réplica de la Estatua de la Libertad cuando estuvo ubicada en la avenidad Bolívar frente al actual Rectorado de la Universidad de Carabobo

"Esto solo pasa aquí, en Estados Unidos o Europa protegen el patrimonio y su memoria nacional."



Una vista del centro de Valencia en 1977

Pero esto no es siempre así. Recientemente nos enteramos de la demolición en la ciudad de Los Ángeles de la casa donde vivió los último cincuenta y cuatro años de su vida el escritor estadounidense Ray Bradbury. 


Fachada de la desaparecida casa de Bradbury


Bradbury es un escritor que siempre supo valorar el peso de los recuerdos en sus obras. Un escritor que defendió siempre la posibilidad de cambiar nuestro presente y futuro a través de la imaginacion y de la lectura. Mostrándonos los peligros de la simplificación de nuestros intereses y recuerdos por medio de los medios masivos de comunicación y por el abandono paulatino de los libros. Cualquier persona sabrá que nos referimos al libro Fahrenheit 451 que nos muestra un futuro donde los bomberos se dedican a incendiar libros y su recuerdo.


Bradbury es un escritor exquisito pero de alcance masivo, leído por gente de a pie y sesudos literatos. Alguien que logró el reconocimiento de los medios masivos de comunicación manteniendo su independencia frente a ellos. Un autor que ganó el privilegio de que la municipalidad designara a Fahrenheit 451 como su libro dilecto. Toda esta serie de hechos nos hace preguntarnos: 




  • ¿Por qué si la casa de Bradbury ya estaba catalogada en el plan que viene realizando para determinar que hay de valor en Los Ángeles, la la municipalidad permitió la demolición de la casa?

  • ¿Por qué no se les ocurrió adquirirla y convertirla en museo?

  • ¿Por qué la familia Bradbury no impulsó esta iniciativa?


Grandes preguntas que merecen una respuesta y que quizás el tiempo nos permita disfrutar.

Thom Mayne
Lo triste del caso es que la casa fue demolida por Thom Mayne un arquitecto reconocido por haber ganado el premio Pritzkert en 2005 y por haber diseñado el edificio vaguardista del Federal Building de San Francisco. Mayne echó abajo la casa por ser demasiado común, por ser excesivamente convencional. Sería más que interesante constatar que tipos de casa son necesarias para elaborar una obra duradera, coherente y poco convencional ya que Bradbury pudo componer historias  con esas características en una casa del montón hecha de madera, aislante térmico, malla de gallinero y cemento.

Federal Building de San Francisco

Solo podemos sacar sobreseguro que la sensibilidad en un aspecto, en este caso el arquitectónico, no te garantiza la capacidad para sopesar el valor histórico de una edificación. En otras palabras el que sean muy capaz en un campo no te exime de la estupidez. Supuestamente Mayne tratará de cubrir su falta ante la comunidad de Lo Ángeles contruyendo un muro perimetral alrededor de su nueva casa donde aparecerán representadas las obras de Bradbury. Esto solo demuestra la escasa comprension de Mayne del trabajo de Bradbury. ¿Cómo puede pensar que ese muro podrá servir de homenaje al escritor de El peatón, que siempre buscó crear escalas para saltar los muros de la ignorancia o arietes para derribarlos.

Ray Bradbury en 1966

Un gran malestar nos invadió al ver la casa de Ray Bradbury destruida. Casi todo nuestro imaginario fue creado alrededor  de  las fotografías de Bradbury en su caverna de creación  ubicadas en el sótano de la desaparecida vivienda.


Thom Mayne podrá ser un arquitecto reconocido y adinerado (la casa fue vendida por millón y medio de dólares). Pero claramente demostró su poca empatia histórica y social con su entorno al demoler esta edificación. Como dice el viejo Francisco de Quevedo: Poderoso caballero es don dinero, por eso el estado y los ciudadanos tienen la responsabilidad para que el dinero ocupe su respectivo lugar y no se convierta en un medio para atropellar nuestra memoria colectiva.

Ray Bradbury en su estudio en 1977

Quizás en un futuro más cercano que lejano donde no existan ya los edificios de Thom Mayne porque ya habrán llegado las lluvias suaves exista aún una placa en el lugar donde estuvo  la casa de Bradbury que dirá:



Cansado y bizarro caminante aquí estuvo la casa de Ray Bradbury, un templo de creación y vida, que fue demolida por un bárbaro con dinero llamado Thom Mayne. Viajero recuerda guardar tus recuerdos y los de los tuyos porque será el mayor regalo para tus hijos.


Y así Thom Mayne sera recordado con un émulo de Eróstrasto el destructor del Templo de Artemisa en Éfeso.

La casa de Ray Bradbury ya no existe pero el forjó algo más duradero que el bronce y por muchos años sus palabras seguirán llenando de placer y de sueños las mentes de los lectores por venir. Y para los que aún caminamos en esta franja media del mundo solo debemos recordar sus palabras:

Sean ustedes mismos y enamorense de lo que quieren.


Richard Montenegro



Ray Bradbury en 2008.Fotografía Dan Tuffs/Getty Images


Nota:

2800 grados Fahrenheit es la temperatura de fusión del ladrillo.

*******
Destruyen la casa de Ray Bradbury




El autor de Fahrenheit 451 vivió y trabajó ahí durante 54 años; la demolición causó consternación en el círculo literario de Los Ángeles

Cartel de la película El carnaval de las tinieblas.



Fue la casa donde Ray Bradbury escribió "La feria de las tinieblas" y su demolición causó consternación en el mundo literario y entre quienes promueven la preservación de los monumentos históricos de la ciudad.






La casa amarilla con grandes ventanas en saliente donde el escritor vivió y trabajó durante 54 años no fue el primer monumento histórico demolido en Los Ángeles. El Hotel Ambassador, donde fue asesinado Robert Kennedy en 1968, por ejemplo, alberga hoy una escuela pública.



Robert Kennedy

Pero de todos modos, en una ciudad en la que nada parece durar demasiado, la destrucción de la casa de Bradbury resultó inesperada, en parte porque el individuo que la tiró es uno de los arquitectos más prominentes de Los Ángeles y porque la ciudad está enfrascada en lo que las autoridades describen como el estudio de los monumentos históricos más ambicioso jamás hecho por urbe alguna.




Cuando se termine el año que viene, se habrán catalogado los 880 mil edificios de la ciudad, dándole a los planificadores urbanos una mejor idea de lo que es importante. "Estamos cada vez en mejores condiciones de saber cuáles son nuestros recursos históricos y dónde se encuentran", comentó Ken Bernstein, director de la Oficina de Recursos Históricos de la ciudad.



Cartel de la pelicula para televisión El árbol, de las brujas


Irónicamente, la casa de Bradbury, ubicada en un barrio tranquilo de clase alta llamado Cheviot Hills, era una de las estructuras que ya habían sido catalogadas, pero de todos modos su importancia histórica fue ignorada.




Ello no debería sorprender, según el arquitecto Ken Breisch, de la Universidad del Sur de California (University of Southern California).




Si bien se encontraba en un barrio donde vivieron por años Lucille Ball, Jonah Hill, el ex gobernador estatal Pete Wilson y otras personalidades, la casa de Bradbury parecía una del montón, igual que la mayoría de las viviendas construidas en California en la década de 1930.



Ray Bradbury en su estudio en 1985

"Los planificadores no hubieran sabido que esta era una casa que había pertenecido a Ray Bradbury. Para ellos no hubiera significado nada de todos modos", sostuvo Breisch. "No es fácil identificar propiedades asociadas con ciertos individuos o con episodios importantes, como sucede con una propiedad con una arquitectura relevante".







De todos modos, agregó, no debió haber sido demolida.

 



"Ray Bradbury es probablemente uno de los autores más importantes y más populares que han trabajado en Los Ángeles", manifestó, añadiendo que hay abundantes precedentes que justifican preservar la casa de alguien importante.




En el 2008, por ejemplo, luego de meses de agrios debates, la ciudad declaró monumento histórico el modesto bungalow de Hollywood donde alguna vez vivió el poeta Charles Bukowski, a pesar de que estaba en muy mal estado.


Charles Bukowski

La vivienda sigue de pie, junto a más de mil edificios declarados monumentos históricos, que van desde San Fernando Rey, construida en 1797, y varias otras misiones españolas de California, hasta el Chateau Marmont, el hotel de la calle Sunset Strip donde murió John Belushi de una sobredosis de drogas en 1982.







La casa de Bradbury probablemente estuvo a pocos días ser incluida en esa lista.






El actual propietario de la vivienda, Thom Mayne, consiguió un permiso de demolición el 5 de enero, según Bernstein. Siete días después entró en vigor una nueva ordenanza municipal que requiere que toda persona que quiera demoler un edificio de más de 45 años notifique primero a las autoridades municipales y a los vecinos.

Una notificación de ese tipo, indicó Bernstein, seguramente hubiera generado una vista pública en la que los admiradores de Bradbury hubieran podido pedir que se preservase la casa.




No fue posible entrevistar a Mayne para este despacho, pero el hombre dijo al portal de la editorial Melville House que le pareció que se trataba de una vivienda "ordinaria". Las condenas que recibió lo tomaron por sorpresa. "Tal vez soy medio inocente, pero ha sido algo muy molesto", agregó el hombre, quien recibió el Premio Pritzker, máximo honor en el campo de la arquitectura.




Mayne, quien diseñó notables edificios modernistas como el Federal Building de San Francisco, dijo que planea homenajear a Bradbury con un muro alrededor de su nueva vivienda que listará sus obras.




Si bien Bradbury escribió su libro más famoso, Fahrenheit 451, antes de instalarse en Cheviot Hills, todo lo que publicó desde fines de los años 50 hasta su muerte en el 2012 lo compuso en la oficina que instaló en el sótano de esa casa, de acuerdo con Jonathan Eller, director del Centro de Estudios de Ray Bradbury de Indianápolis.



La familia Bradbury en 1958. de izquierda a derecha , Bettina, 3, Ray, Ramona, 7, Susan, 8, y Marguerite

Breisch se muestra reticente a criticar a Mayne por demoler la casa de Bradbury, pero dice que el arquitecto no parece haber analizado bien lo que hizo.




Interior de la casa de Bradbury


Al mismo tiempo, indicó, "la demolición de la casa de Bradbury puso el tema sobre el tapete en Los Ángeles".

"Creo que está empezando un nuevo debate y que la gente le prestará más atención a estas cosas en el futuro".

sc 


Tomado de  El Universal


Ray Bradbury: La historia de un escritor




Varias de las imágenes fueron tomadas de los siguientes lugares:

Ray Bradbury's house, sold for $1.76 million, is being torn down

 

Ray Bradbury's house of fantastical stories is yours for $1.5m 

 

Enlaces Relacionados:




DOS RAYS Y SUS CRÓNICAS DINOSAÚRICAS

Fuego Brillante.


El Prólogo de Ray Bradbury a Fahrenheit 451 en 1993


por Ray Bradbury




El decálogo de un amante de la vida:

Ray Bradbury


Prologo de Jorge Luis Borges al libro Crónicas marcianas de Ray Bradbury


Una carta de Ray Bradbury a William Stanhope


CUANDO LA LITERATURA ES UN CRIMEN DEL QUE SÓLO NOS SALVA LA MEMORIA"

Por Andrés Cerceau

*******








Richard MontenegroPerteneció a la redacción de las revistas Nostromo y Ojos de perro azul; también fue parte de la plantilla de la revista universitaria de cultura Zona Tórrida de la Universidad de Carabobo. Es colaborador del blog del Grupo Li Po: http://grupolipo.blogspot.com/. Es autor del libro 13 fábulas y otros relatos, publicado por la editorial El Perro y la Rana en 2007 y 2008; es coautor de Antología terrorista del Grupo Li Po publicada por la misma editorial en 2008 , en 2014 del ebook Mundos: Dos años de Ficción Científica y en 2015 del ebook Tres años caminando juntos ambos libros editados por el Portal Ficción Científica. Sus crónicas y relatos han aparecido en publicaciones periódicas venezolanas tales como: el semanario Tiempo Universitario de la Universidad de Carabobo, la revista Letra Inversa del diario Notitarde, El Venezolano, Diario de Guayana y en el diario Ultimas Noticias Gran Valencia; en las revistas electrónicas hispanas Alfa Eridiani, Valinor y Gibralfaro, Revista de Creación Literaria y de Humanidades de la Universidad de Málaga y en portales o páginas web como la española Ficción Científica, la venezolana-argentina Escribarte y la colombiana Cosmocápsula.

 

2 comentarios:

  1. En estos tiempos en que pensábamos que los Barbaros vienen del Sur (Estado Islámico) constatamos, que en el Norte, siguen viviendo Barbaros

    ResponderEliminar
  2. "..al pueblo tratan de quitarle la memoria..., para dejarlo sin conciencia...! Alí Primera en: Canción bolivariana.

    ResponderEliminar